Reflexiones sobre la Opresión (Parte I)

En estos tiempo "modernos" es más notoria la desigualdad y la tiranía-opresión-dictadura de ciertos gobernantes, empresas, medios de comunicación, marcas comerciales y/o personas con poder. Que con su  "dictadura" solo quieren subyugarnos de una forma u otra. Tales situaciones nos sorprendemos al ver que tan fácil es que algo/alguien con poder se vuelva un dictador... Obviamente viendo toda la situación desde una perspectiva lejana donde nosotros mismos estuviéramos libres de esa caer en ese estado.

Lo cierto es que el germen (por llamarlo de una forma) de la opresión lo tenemos todos nosotros (y recalco TODOS) habitando en nuestro interior. El que no se manifieste por falta de oportunidades, no significa que no lo poseamos. ¿Cuantas historias hemos visto o leído del joven o héroe (o grupo, movimiento, líder  etc.) que triunfando en su lucha contra el tirano, se vuelve (tarde o temprano) en un opresor peor que al que derroco. 

Para ilustrar mejor esto, me remito a una pequeña historia de la cual fui testigo hace un tiempo. Cerca de la casa de mis padres (a pasos del centro de la ciudad), solía pedir dinero un señor de unos 50 años de edad que se veía muy pequeño y humilde, el señor se acercaba tímidamente a las personas a los cuales les pedía dinero con una petición apenas susurrada muy difícil escuchar, provocando casi siempre de respuesta un fuerte "¿!Qué!?" acompañado de un gesto de desagrado en el rostro de la persona interpelada. Uno diría (yo mismo lo pensé así), que el señor era muy humilde y le costaba acercarse a las personas a pedir el dinero, y que alguien con ese grado de humildad difícilmente podría ser un abusivo con los demás. Debo confesar que la forma de actuar del señor me llamaba poderosamente la atención, y siempre -cuando podía- lo observaba detenidamente (él también me comenzó a reconocer y hubo un par de ocasiones donde -tímidamente- trato de saludarme). Entonces en un día de esos, mientras observaba al protagonista de nuestra historia desde unos metros de distancia, una abuelita sencilla se acerca a él (desconozco si pidiendo dinero o simplemente preguntando) y le dice ella algo en una voz muy baja e imperceptible... Lo que provoca de parte del señor, una fuerte respuesta: "¿QUE DICE? NO LE ESCUCHO, ¡¡¡HABLE MÁS FUERTE!!!". La impresión que me causo el ver al oprimido como opresor, y el obvio cambio de papeles que se dio debido a una circunstancia especifica, me demostró (con hechos reales) que dentro de nosotros radica un eterno tirano que siempre de una u otra forma se manifiesta y muestra tal cual ante los demás (incluso cuando la vida nos golpea duramente, espera pacientemente a surgir a la menor oportunidad).

Entonces (y he aquí mi reflexión) nada logramos con derrocar dictadores o seguir doctrinas liberadoras, mientras en nosotros mismos no haya un cambio verdadero. ¿Que tenemos un presidente tirano? ¿Un jefe opresor? ¿Un pariente dictador?... El que llegue en su reemplazo sera (en menor o peor escala) otro tiranito más.

¿Como actuaríamos nosotros si se nos da poder? ¿Se han visto (analizado) en esa situación? ¿Podemos tirar la primera piedra? ¿O seremos como todo gran dictador (carente de Auto-Critica) que se ve como un noble luchador por una causa justa e incomprendida? ...¿Cómo te ves tú?

Arte de Pawła Kuczyńskiego

Comentarios