Si Pudieras

lunes, diciembre 28, 2015

SI PUDIERAS

Si pudieras marcharte ahora y volver hace diez años,
el suelo vertería sus lagrimas sobre nubes blancas,
y miles de viudas recibirían a sus esposos muertos.

Si pudieras marcharte ahora y volver hace diez meses,
secas ramas se repoblarían de verdor y rojos pétalos,
y mariposas entrarían en capullos esperando transmutarse.

Si pudieras marcharte ahora y volver hace diez días,
las aves muertas tendrían una segunda oportunidad para volar,
y -quizás- sabríamos porque maullaba nuestro viejo gato al anochecer.

Si pudieras marcharte ahora y volver hace diez horas,
volveríamos a disfrutar del paseo en la tarde de primavera,
y comentar lo inolvidable que sería esa noche para ambos.

Si pudieras marcharte ahora y volver hace diez minutos,
no resonaría el eco de mis palabras hirientes en la habitación,
ni lastimaría tanto a mi alma el desolador golpe de la puerta.

Desolación de Eduardo Castillo
Desolación de Eduardo Castillo 

También te Pueden Gustar...

2 comentarios

  1. El poema deja entre sus versos un itinerario entre sombras, también la imagen contribuye a crear ese estado de ánimo que habla de un diálogo sin respuesta. Excelente poema. Un gozo caminar por tu blog. Feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras José Luis, agradezco enormemente que te tomaras el tiempo de comentar y de visitar el blog. Y que disfrutaras del blog, mi pequeño lugar que trato de hacer acogedor para ustedes.
      Saludos.

      Eliminar

Komenzo tan zimple y termino tan enrredado

Komenzo tan zimple y termino tan enrredado

Soy Alexander el Hipnotizador

Soy Alexander el Hipnotizador
Mira mis ojos y perderás la conciencia, seras esclavo de una cajita negra la que te manejara a su antojo, diciendo que debes vestir y adonde ir. Creerás todo lo que dicen las noticias y le daras importancia a la forma y aspecto exterior por sobre el interior de las personas. Tu nuevos dioses serán el dinero, la ciencia y la mente. Vivirás solo para el trabajo y éste se convertirá en la meta de tu vida. ¡NO TENDRÁS VOLUNTAD!

Hemos encontrado al enemigo ... y somos nosotros

Hemos encontrado al enemigo ... y somos nosotros