Sobre el puente espera

El viejo puente,
oxidado y yermo,
de noche recibe,
las furtivas visitas,
de mi esquiva Musa.

Y ella, sentada y descalza
sobre la ancha baranda,
me invita, sonámbulo,
a delirantes e inspiradores paseos,
sobre el corroído metal.

Comentarios