La Invocación (microcuento)

miércoles, abril 05, 2017

La Invocación


Pese a mis dudas, acepto el desafío de hacer una misa satánica esta noche en la vieja iglesia.

Vestidos con negras túnicas, tomados de manos y formando una cadena, los cinco —sobre un pentagrama invertido— comenzamos a repetir las terroríficas invocaciones a Belcebú.

Temeroso, espero que acabe todo rápidamente. De pronto, un escalofriante movimiento en el oscuro espejo del confesionario, me hace soltar las manos.

Avergonzado por haber estropeado el rito, giro y veo a mis cabizbajos compañeros salir de la iglesia. Pese a que me dan la espalda, sin dirigirme palabras, estoy contento de terminar y los sigo hasta… chocar contra un cristal.

¡Estoy atrapado en el espejo!

…Pero, si yo estoy aquí, ¿Quién va en mi cuerpo caminando con mis amigos?

También te Pueden Gustar...

2 comentarios

  1. Que bueno ,doy fe de que jugar ciertas cosas (ouija) puede acabar mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es muy cierto Riberaine. Muchas gracias por pasar y comentar.

      Eliminar

Komenzo tan zimple y termino tan enrredado

Komenzo tan zimple y termino tan enrredado

Soy Alexander el Hipnotizador

Soy Alexander el Hipnotizador
Mira mis ojos y perderás la conciencia, seras esclavo de una cajita negra la que te manejara a su antojo, diciendo que debes vestir y adonde ir. Creerás todo lo que dicen las noticias y le daras importancia a la forma y aspecto exterior por sobre el interior de las personas. Tu nuevos dioses serán el dinero, la ciencia y la mente. Vivirás solo para el trabajo y éste se convertirá en la meta de tu vida. ¡NO TENDRÁS VOLUNTAD!

Hemos encontrado al enemigo ... y somos nosotros

Hemos encontrado al enemigo ... y somos nosotros