Dos ideas para un prólogo (para el libro "El Bosque de las Palabras")

lunes, mayo 01, 2017

Dos ideas para un prólogo


El día en que Álex escribió ofreciéndonos redactar el prólogo y develándonos el título del nuevo libro, la mente (ese mono indomable e ingobernable que tanto nos tiraniza) comenzó, en mí, a trabajar por directa asociación de conceptos que desembocaron en dos ideas distintas, aunque muy unidas entre sí.

El primero se gestó por una muy conocida frase del poeta cubano José Martí que dice así: “Hay tres cosas que cada persona debería hacer durante su vida: plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro”. Ciertamente las interpretaciones pueden ser libres y diferentes para cada persona. Pero resulta claro, para mí, que ellas deben constituir una (de tantas) metas a realizar en nuestra vida. En particular hago mención a esta nueva antología de Álex Garaizar que recoge el sentido de la frase de Martí en una triple síntesis: un libro (más bien un tercer libro), que es, además, un bosque (o conjunto de árboles) de palabras (del que todos hemos planteado una semilla) y que termina convirtiéndose en un ser muy querido y cuidado, como si fuera un hijo propio (un hijo con más de cien padres).

El segundo concepto es más personal. El 2016 fue un año de contrastes para mí. Cosas buenas seguidas de cosas malas, seguidas de… (lo que me recuerda una profundísima rubaiyat de Al Kayam, que me permito citar: “Para mí, la felicidad y el dolor son gemelos. Cuando la Alegría viene a desatar su collar de perlas en mi camino, le acuerdo poco favor, pues sé que el Dolor le sigue.”). Aquí quisiera hablar un poco de mi padre: Hernani, un hombre muy culto, de mil historias, de vida sufrida, lector empedernido, amigo de sus amigos, y del que muchos se aprovecharon. Tuvo variados oficios, pero el que más evoco y —supongo— más me marco fue el de impresor. Recuerdo panfletos y libros contra la dictadura de Pinochet en los años 80 impresos por él.

Cuando supo de mi reciente afición a la escritura, se convirtió en uno de mis más entusiastas fan, al punto de llevar y mostrar a todos sus conocidos, la anterior antología titulada “El mundo en cincuenta palabras” con un orgullo —que no dejaba de impresionarme— por su hijo, al ser seleccionado en un país tan lejano como España, para un libro de una bella edición. (La situación literaria en Chile, un país de poetas, no es la óptima, uno de los grandes triunfos de la dictadura, el embrutecernos, continúa siendo prioridad en la llamada democracia). En la última conversación que tuvimos, se manifestó muy entusiasmado con mis futuros proyectos. Me hablo de reactivar su vieja máquina de imprenta, de conocidos que podían ayudarlo y de otro amigo que quedó maravillado con el libro antología.

Ese fin de semana de junio, la sierra del destino corto su tronco, dejando en blanco las hojas de su libro nunca escrito y mil historias sin contar, quedando un enorme vacío en nuestra familia con su partida inesperada a los 64 años de edad. 

Pero la vida no termina con la muerte, y si de algo puedo estar seguro, es que allí, donde se encuentre, seguirá llevando el libro que le dedique con todo mi amor, visitando ocasionalmente la página de cincuentapalabras.com, y esperando, orgulloso, una nueva antología, que anhelo profundamente, lo sorprenda con un prólogo dedicado a él… siempre y cuando no se encuentre leyendo, ahora mismo, sobre mi hombro.

NOTA: El año 2016 Álex Garaizar de la web cincuentapalabras.com me ofrecía ser uno de los prologuistas de su libro antología de microcuentos "El Bosque de las Palabras",ocasión que aproveche de hablar de mi fallecido padre.

Para los interesados, pueden descargar el libro desde >>ACÁ<<
También pueden comprar la versión en papel por solo 5€ desde >>AQUÍ<<
o bien leer y disfrutar su muy recomendada web de micro relatos.


Portada del libro "El Bosque de las Palabras"

También te Pueden Gustar...

1 comentarios

  1. Hay tres cosas que cada persona debería hacer durante su vida: Plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro.
    Es un proverbio chino

    ResponderEliminar

Komenzo tan zimple y termino tan enrredado

Komenzo tan zimple y termino tan enrredado

Soy Alexander el Hipnotizador

Soy Alexander el Hipnotizador
Mira mis ojos y perderás la conciencia, seras esclavo de una cajita negra la que te manejara a su antojo, diciendo que debes vestir y adonde ir. Creerás todo lo que dicen las noticias y le daras importancia a la forma y aspecto exterior por sobre el interior de las personas. Tu nuevos dioses serán el dinero, la ciencia y la mente. Vivirás solo para el trabajo y éste se convertirá en la meta de tu vida. ¡NO TENDRÁS VOLUNTAD!

Hemos encontrado al enemigo ... y somos nosotros

Hemos encontrado al enemigo ... y somos nosotros