Terror en el viejo parque (microcuento)

Terror en el viejo parque


La sed de sangre inspirada por la luna llena había llevado a la bestia a cruzar el bosque hasta el parque de atracciones. El pequeño rastro de humanidad que aún le quedaba, se estremeció al sentir el aroma de niños y mujeres por todos partes. Por muchos esfuerzos que hiciera, no podría controlarse y solo le quedaría cargar —una vez más— con la culpa de la carnicería que se aproximaba.

Sigilosa, la criatura ingresó a la desgastada tienda atraído por una excitante fragancia. Comenzó a jadear fuertemente. Su bajo vientre palpitaba y ardía de forma desacostumbrada. Esto no era hambre.

Fue entonces cuando otro tipo de bestialidad se apoderó del hombre lobo al ver a la mujer velluda desnuda sobre su cama.

*(Microrrelato con el que participé en Monstruoscopio 2017 de ENTC y pasé a segunda ronda. Las reglas restringían a 123 palabras el relato, estar enfocado en el pecado de la Lujuria y ambientarlo en un parque de atracciones).

Comentarios